24 marzo 2008

En España la Comunicación (por lo general) no importa


Mecánico de 1ª. Precisamos en taller mecánico en Cornellà. Don de gentes. Sueldo según valía.

Ayer me sorprendió este anuncio en la sección de empleo de La Vanguardia. El dueño de este taller lo tiene claro: la comunicación importa. Su mecánico debe ser capaz de relacionarse de forma efectiva con sus clientes y con los otros empleados. ¿La razón de mi sorpresa? Este empresario es tan sólo una excepción en medio del 95% de pymes que configuran el panorama empresarial en España, donde las acciones de comunicación son inexistentes y donde no se valoran estas habilidades cuando se contrata a nuevos empleados.

No importa
¿Y qué pasa en el 5% restante? Cuando hablamos de grandes empresas en España, sólo en 1 de cada 3, coincidiendo con las más innovadoras o con las que el mercado de valores impone ciertas obligaciones de transparencia informativa, existe un Dircom. El panorama de la comunicación empresarial en nuestro país es desalentador. La mayor parte de directivos todavía no sabe ver -o no le preocupa- la relación que existe entre una compañía más eficaz y cohesionada, una mejor reputación y la buena gestión de la comunicación con todos sus públicos de interés, dentro y fuera de la organización. O no sabe reconocer el valor de estos intangibles.

Sí importa
Pero, ¿qué sucede en las empresas en las que la comunicación sí importa?. Hace un tiempo leí un artículo de Enrique Jurado, Director de Comunicación de ESADE, en que se resumía muy bien. Su ADN comunicativo se transmite como consecuencia de la mezcla de 3 factores que, en el caso de organizaciones eficaces, se alinean: cultura corporativa, estilo de dirección y política comunicativa. Es decir, el Director de Comunicación, el de Recursos Humanos y la Dirección de la Compañía alinean estrategias, y el Director General apoya e impulsa las acciones comunicativas.

Un peligro
Al otro lado están los directivos que ven la comunicación como un peligro. Definitivamente ellos mismos son un peligro para la organización para la que trabajan, puesto que están remando contra corriente, ignorando que la comunicación forma parte del cambio constante del que las personas debemos ser protagonistas para que las organizaciones sean sostenibles.

2 comentarios:

Senior Manager: dijo...

Tienes razón...Un Dircom en una pyme es casi impensable y en una empresa grande es un problema de costes o una posición figurativa a la que se le otorga poca o ninguna importancia... Pero con las nuevas tendencias de apertura a la comunicación es probable que las empresas se puedan dar cuenta de la valiosa labor del comunicador... Tal vez las herramientas 2.0 ayuden en la tarea.

HIPATIA DE ALEJANDRÍA dijo...

Valores que el directivo español toma en cuenta en el empleado:
-pelotismo,
-capacidad de esclavismo del pelota,
-capacidad de movilización del pelota desde su puesto de trabajo a la máquina de café, y de ésta al jefe,
-capacidad de trabajar 167 horas semanales sin quejarse y, oh, ninguna pretensión más allá de no perder su puesto de trabajo junto a la máquina de café.
-capacidad de hacer mobbing a todo aquel compañero (que no compi) que tenga unas tres neuronas más que él,
-capacidad de envidiar la cultura y educación de quienes están por encima de él -en cultura y educación, porque en funciones seguro que estará por debajo, dadas sus escasas habilidades para el pelotismo (recordemos que la única habilidad del pelota es eso, el pelotismo),
-capacidad para el cotilleo
-gran creatividad en cuestiones de cotilleo,

y otro largo etcétera del que he sido víctima durante años en mi "puesto de trabajo" del "sector servicios", que es el peor en España, y del que por suerte me estoy librando poco a poco intentando ser mi propio jefe.

¿Comunicación? Sí: cotilleo. El (mal) jefe te lo agradecerá.

Saludos