03 marzo 2008

Debate o diálogo

En plena campaña electoral, el debate entre políticos me hace pensar en cómo son a veces las conversaciones en las organizaciones.

En realidad no hay un sólo estilo y lo efectivo es saber utilizarlas de forma estratégica. Por ejemplo cuando se están evaluando ideas puede llegar a ser útil un debate, sin embargo, en la mayor parte de las relaciones interpersonales en las organizaciones lo más recomendable es un estilo orientado al coaching porque genera más compromiso, estimula la creatividad y la innovación y ayuda a crear 'alianzas' entre distintas culturas y formas de trabajar.

El primer paso para saber utilizarlos es conocerlos. En su libro The Magic of Dialogue, Daniel Yankelovich explica las diferencias, que resumo a continuación:

Debatiendo
Asumimos que hay una respuesta correcta y que es la que tenemos nosotros
Probamos que el otro está equivocado
Queremos ganar
Escuchamos para detectar las debilidades y preparar argumentos para combatir
Buscamos los fallos en la posición del otro
Defendemos nuestro punto de vista contra el de los demás

Dialogando (conversaciones orientadas al coaching)
Asumimos que todos tenemos una parte de la respuesta y que juntos podemos llegar a la solución
Trabajamos hacia el entendimiento común
Queremos explorar un territorio común
Escuchamos para entender la perspectiva del otro y llegar a conclusiones compartidas
Buscamos las fortalezas y valores en la posición del otro
Admitimos que la opinión del otro puede mejorar nuestro punto de vista